hidromec Publicidad

La UNI tiene el primer edificio antisísmico capaz de reducir efectos de los temblores

Publicado hace 1 semana

La UNI tiene el primer edificio antisísmico capaz de reducir efectos de los temblores
Es el pionero en el Perú a nivel de instituciones públicas.

El primer edificio público del Perú construido con aisladores sísmicos, capaz de mitigar los efectos de un sismo, sea cual sea su magnitud, acaba de ser inaugurado en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

 

Se trata del Centro de Información e Investigación de la Facultad de Ingeniería Civil, una edificación de ocho pisos en cuyo diseño y construcción intervinieron expertos en ingeniería civil, sanitaria, eléctrica, mecánica, entre otros especialistas, todos de la UNI.

 

Oswaldo Núñez Carvallo, arquitecto y profesor principal de dicha facultad, explicó a la Agencia Andina que el edificio tiene un sistema de aisladores sísmicos, el cual consiste en separar el sótano y la estructura superior mediante una especie de cilindros de unos 40 centímetros.

 

"Esos cilindros están hechos de vidrio de caucho relleno con plomo. Se ubican debajo de cada columna del edificio y limitan el movimiento que genera un sismo, aunque no lo elimina. Debe soportar cualquier sismo en mejores condiciones que un edificio normal, ", refirió.

 

Los aisladores sísmicos permiten que, durante la ocurrencia de un fuerte temblor, el edificio se desplace de izquierda a derecha hasta 30 0 40 centímetros de la estructura vertical, lo que evita una mayor destrucción de la infraestructura. "Afectará lo menos posible a los usuarios y al espacio disponible en general".

 

Núñez explicó que esta tecnología debe usarse especialmente en edificios e instituciones donde la actividad debe continuar pese a un sismo o terremoto, como un hospital. "En los hospitales la gente está limitada para moverse y las salas de operaciones deben seguir funcionando aún en medio de un sismo".

 

Asimismo, este tipo de construcciones son necesarias en los colegios, a fin de mitigar los daños que podrían afectar a los estudiantes en caso ocurriese un sismo de gran magnitud.

 

En cambio, refirió el arquitecto, no vale la pena desarrollar esta construcción para viviendas particulares, es decir para una casa de uno, dos o tres pisos. "Si la vivienda está bien construida, supervisada por expertos, no es necesario, no se va a caer ante un sismo fuerte".

 

En general, en todas las partes del mundo cada vez es de carácter obligatorio el uso de este sistema, que si bien eleva los costos, vale la pena porque se debe estar preparado ante los sismos, aseveró.

Fuente: Andina.

También te puede Interesar

Suscríbete al Boletín de Noticias
¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Constructivo?