Promoción por Suscripción Digital
hidromec Publicidad

“Si no construyes edificios verdes, estás en una desventaja competitiva”

Publicado hace 3 semanas

“Si no construyes edificios verdes, estás en una desventaja competitiva”
El vicepresidente de Iniciativas Globales de Sostenibilidad e Industria de Johnson Controls, Clay Nesler, comentó que actualmente existe mayor interés por las empresas de apostar por edificios verdes y nuevas tecnologías eficientes. Resaltó, además, la capacidad que tienen las ciudades de ser “más inteligentes”.

"Lo que ha cambiado es que los individuos que sí invierten más en el desempeño de edificios lo hacen por múltiples razones. Por ejemplo, en Latinoamérica, encontramos que las organizaciones que están aumentando la inversión no solamente lo hacen para reducir sus costos, sino también para ahorrar energía, reducir las emisiones de gas invernadero, aumentar el valor de los activos de los edificios y mejorar su reputación".


RC: ¿Cuál es el concepto que maneja de ciudades inteligentes?

CN: Yo suelo tocar el tema de las tendencias en tecnologías que conducen a las ciudades a ser más inteligentes. Me gusta usar el término “smarter” (más inteligente) en vez de “smart” (inteligente) porque considero que cada ciudad tiene la capacidad de introducir tecnología y tomar los beneficios de ella para sus propios ciudadanos.

Smarter también funciona como un acrónimo. La S significa “Advanced Sensing” (Sensación avanzada) ya que para hacer edificios y ciudades inteligentes se necesita aumentar el número y tipo de sensores que recolectan datos para una funcionalidad avanzada. La M es “Machine to machine communication” (Comunicación de máquina a máquina). De esta manera podemos ofrecer un gran valor cuando los sistemas comparten datos entre sí como en la automatización de edificios, administración de energía, sistemas contraincendios, seguridad en hospitales, sistemas de clínicas, etc.

La A se refiere a “Analytics” (Analítica), que es la capacidad de usar una gran cantidad de datos, de mejorar operaciones y brindar servicios a la comunidad.

La R significa “Real Time” (Tiempo real), es decir ser capaz de hacer analíticas inmediatamente. Es por esta razón que Johnson Controls se unió con Tyco hace un año, siendo uno de sus negocios el manejo del tráfico. Ellos usan videocámaras y otros sensores para optimizar completamente el flujo del tránsito a lo largo de una ciudad. De esta manera pueden responder a accidentes, mejorar la seguridad y reducir el tiempo que se requiere para viajar y el consumo de combustible, lo que es bueno para el medio ambiente.

La T significa “Transactive energy” (energía transactiva). Una de las ideas es que estos edificios no solo usen energía, sino que también la produzcan mediante paneles solares o generación distributiva, y cuando sean capaces de hacerlo, podrán ofrecer servicios al sector eléctrico. De esta manera, en vez de construir muchas plantas de energía, se podrían conectar, a través de tecnología inteligente, todos estos edificios y crear una planta virtual de energía.

La E es por Effiency (eficiencia), que es la capacidad de tener edificios inteligentes en la ciudad para conseguir una eficacia en los recursos, en operaciones y en la economía. Finalmente la R se refiere a resiliency (resiliencia). Esta es la capacidad de los edificios de responder y proteger a las personas incluso cuando la luz o la energía se van en el caso de un clima muy severo o un desastre como los huracanes.

 

RC: ¿A nivel mundial qué ciudades son las que han avanzado en el uso de estas tecnologías?

CN: En Johnson Controls realizamos investigaciones cada año siendo el 2017 la décimo primera vez que hacemos encuestas alrededor del mundo. En la última edición hemos agregado preguntas específicas sobre ciudades inteligentes y encontramos que la mayoría de urbes están probando distintas aplicaciones y realizando proyectos pilotos a pequeña escala de nuevas tecnologías.  

Las ciudades se concentran en áreas distintas como transporte masivo inteligente siendo un ejemplo Bogotá, Colombia. Cabe resaltar que hay otras que están experimentando con vehículos autónomos y a pesar de que son pruebas, algún día pueden llegar a ser una tendencia muy grande.

En Yokohama, Japón, monitorean todos los edificios de la ciudad en un centro de comando para administrar la energía en estos. En Londres tienen una verificación por video bastante sofisticada donde 1,500 cámaras proveen información a una locación central para la seguridad y el manejo del tráfico. Singapur tiene miles de sensores en el sistema de túneles para monitorear accidentes y mejorar el transporte.

 

RC: ¿Ha variado el pensamiento que se tenía antes de que estos sistemas tienen un costo inicial muy ato?

CN: El acceso al financiamiento sigue siendo el desafío más grande pero lo que han surgido son nuevos modelos de negocios que permiten que la tecnología sea implementada con un costo mucho menor para la ciudad. Un ejemplo son las luces LED en las calles, ya que usan menos electricidad que las regulares, duran décadas y tienen muy poco costo de mantenimiento. Hay muchas compañías que las instalan y lo ofrecen como un servicio, siendo un gran ejemplo de una asociación público-privada donde se puede instalar la infraestructura sin un costo adicional para la ciudad.

 

RC: ¿Ha aumentado el número de empresas que pretenden invertir en sostenibilidad?

CN: En la investigación que señalé anteriormente entrevistamos a 600 ejecutivos de organizaciones en Latinoamérica, de México, Brasil, Argentina y Colombia, y les preguntamos acerca de la eficiencia energética, la energía renovable y ciudades inteligentes, y descubrimos que el interés definitivamente está aumentando.

El 58% de las organizaciones dice que está presentado más atención a la eficiencia energética, el 43% argumentó que iban a aumentar la inversión para el próximo año y 42% refirió que ya tienen un plan para tener al menos un edificio verde dentro de sus operaciones. Uno de los resultados interesantes del 2017 es que el 71% de las organizaciones en México dijo que estaban determinados a pagar un primer monto para rentar un espacio en un edificio verde, entonces mientras más organizaciones quieran invertir, aumentará el número de construcciones de este tipo. Es una tendencia que continúa y sigue en aumento aunque este porcentaje no sea tan alto en Latinoamérica y sí en Europa, Estados Unidos o China.

 

RC: ¿Por qué hay compañías que todavía no están interesadas en invertir en este aspecto?

CN: Lo que ha cambiado es que los individuos que sí invierten más en el desempeño de edificios lo hacen por múltiples razones. Por ejemplo, en Latinoamérica, encontramos que las organizaciones que están aumentando la inversión no solamente lo hacen para reducir sus costos, sino también para ahorrar energía, reducir las emisiones de gas invernadero, aumentar el valor de los activos de los edificios y mejorar su reputación.

La gran diferencia es que las organizaciones que no están invirtiendo mucho no creen que estos factores sean importantes. También hemos encontrado que el principal indicador de que las empresas invierten el doble en edificios verdes y energía eficiente son las que han establecido metas públicas, propagandas o un compromiso de ahorrar energía y reducir el carbono.

 

RC: ¿Es viable adaptar edificios antiguos para que sean sostenibles?

CN: Es más fácil y menos costoso hacer un edificio nuevo de alto desempeño pero es muy práctico mejorar uno que ya existe para sea eficiente y con una buena devolución de la inversión.

Por ejemplo, nosotros hemos modernizado los 12 aeropuertos que operan en Hawai y vamos a ahorrar US$ 580.000 en 20 años reduciendo en 49% el uso de la energía, además de crear 400 puestos de trabajo, y generar US$ 670 millones en desarrollo económico en ese Estado. Asimismo, se consiguió generar un gran impacto y mucha economía sin subir los impuestos ni aumentar las tarifas de la electricidad a los ciudadanos.

 

RC: ¿Cómo le está yendo a Estados Unidos en cuanto a eficiencia energética?

CN: A lo largo de la costa este y oeste, la mayoría de edificios nuevos, que son propiedades premium y de clase A, están siendo diseñados con los estándares de alto desempeño de los edificios verdes. En el 2001 nosotros hicimos uno de los primeros 12 edificios certificados como LEED en este país; quisimos ser ambiciosos siendo los pioneros en adoptar este modelo. Actualmente, si no construyes este tipo de edificaciones estarás en una desventaja competitiva. No sucede en todo el mundo, pero en zonas de venta de inmueble es casi un requerimiento.

 

RC: ¿Qué es lo que contempla el acuerdo entre Johnson Controls y Green Building Council?

CN: Nos unimos como socios porque creemos que hay fortalezas si colaboramos para buscar las mejores prácticas a lo largo de la región.

 

RC: ¿Considera que en nuestro país existe un potencial en cuanto al uso de tecnologías eficientes?

CN: Efectivamente. Perú ha mostrado un gran liderazgo en la conferencia COP 20 llegando a realizar el convenio de Lima que precedió al acuerdo de París. Han hecho una contribución global y en discusiones con gobernantes oficiales han reconocido la importancia del sector construcción. Esto es muy importante para estimular el mercado y crear demanda.

 

Perfil profesional: Clay Nesler es líder mundial en investigación, desarrollo de productos, marketing, estrategia, fabricación y sostenibilidad corporativa tanto en Estados Unidos como en Europa. Asimismo, es presidente de la Junta Consultiva Industrial de los Estados Unidos del Consorcio de Eficiencia Energética de Edificios del Centro de Investigación de Energía Limpia de Estados Unidos-China. Ocupa diversos cargos como miembro de la junta directiva del Consejo Americano para una Economía de Energía Eficiente (ACEEE) y del Comité Directivo de la Alianza Internacional para ahorrar Energía.

Otras Entrevistas

Suscríbete al Boletín de Noticias
¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Constructivo?