Plataforma CONSTRUCTIVO Publicidad

NEFUSAC da un paso para mitigar la deuda climática

Publicado hace 2 semanas

NEFUSAC da un paso para mitigar la deuda climática
NEFUSAC es la primera empresa peruana de la industria plástica en obtener una estrella de la certificación Huella de Carbono, herramienta para inventariar y medir las emisiones directas e indirectas de gas de efecto invernadero (GEI). Se trata de una estrategia de desarrollo sostenible para atender el ultimátum del cambio climático.

La advertencia es inminente: la acción climática no puede esperar más. En el informe más completo elaborado hasta la fecha, un panel asociado a la ONU remarca que “las consecuencias del cambio climático son irreversibles”. De acuerdo al organismo, las emisiones continuas de gases de efecto invernadero (GEI) podrían quebrar un límite clave de la temperatura global en poco más de una década. Los datos alarmantes que, desde 1958, arroja la estación meteorológica ubicada en las laderas del volcán Mauna Loa de las islas Hawái, refuerzan este ultimátum. Incluso publicaciones académicas enfatizan que la salud ya está siendo dañada por los aumentos en la temperatura global y la destrucción del mundo natural. Los futuros escenarios son temibles y han llevado a levantar la voz a Naciones Unidas (que declaró el Código Rojo), al FMI, a líderes religiosos de las tres Iglesias (católica, ortodoxa y anglicana) y a la Alianza de Islas Pequeñas, compuesto por 39 países en serio riesgo de desaparecer por el incremento del nivel del mar.

“Si necesitábamos un recordatorio de la emergencia climática a la que nos enfrentamos, este es el momento de actuar”, señala Diego Iturry, asesor de Empresa Familiar y Sostenibilidad para NEFUSAC. “El aumento de concentración de gases de efecto invernadero (GEI) ya es evidente en los deshielos de glaciales, en el retiro del hielo ártico y en la acidificación de los océanos”, añade. Cada vez son más frecuentes los eventos atmosféricos extremos, las sequías, las olas de calor e inundaciones. Por ello es prioritario que cada vez más empresas se avoquen a abordar su impacto ambiental. “Inventariar las emisiones de GEI es el primer paso para identificar riesgos y ver oportunidades de mejora. Siempre y cuando uno sea consciente del entorno y la magnitud de la coyuntura, se pueden emprender decisiones en medio de la tormenta”, continúa.

Afrontar la crisis climática requiere de grandes inversiones e iniciativas de adaptación y mitigación en diversos sectores que favorecerán la innovación baja en carbono. Dejar dicha responsabilidad solo en manos del sector público es insuficiente; también urge la participación activa del sector privado y de la sociedad civil. Las empresas que más calculan esta métrica se hallan en Europa, con protagonismo en Reino Unido, Francia, Alemania, España, Italia y Norteamérica, impulsada por Estados Unidos. En Latinoamérica, y sobre todo en Perú, la iniciativa aún es incipiente, pese a que está considerado entre los países más vulnerables ante el cambio climático, que amenaza los glaciares andinos, los recursos hídricos, los bosques primarios y manglares, considerados ecosistemas frágiles y necesarios para equilibrar el clima del planeta y de la región. La riqueza y complejidad biológica de estos es irremplazable, por ello NEFUSAC ha tomado partida para ser partícipes del cambio.

Con 33 años de operaciones, es la primera empresa peruana del sector plástico en obtener esta certificación Huella de Carbono operacional, una herramienta para inventariar y medir las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero. Gracias a ese reconocimiento, la variable de impacto ambiental ha sido incluida en la visión y propuesta de valor empresarial. Iniciativas como esta actúan como precedente, pues se trata de “una acción neurálgica para crear valor compartido y resiliencia operacional”, destaca Iturry. En este primer nivel (medición) se clasifican las emisiones de GEI bajo criterios como relevancia, coherencia, exactitud, transparencia y cobertura total. Asimismo, se consideran las emisiones directas que ocurren en fuentes que son propiedad o están controladas por la entidad. En el segundo alcance se incluyen emisiones indirectas generadas por el consumo de electricidad que es adquirida y consumida. Y en tercer y último, otras emisiones indirectas, que consecuencia de las actividades de la empresa, pero ocurren en fuentes que no son propiedad ni son controladas por la misma.  

A partir de la certificación, NEFUSAC realizará actividades bajas en carbono para contribuir al compromiso asumido por Perú ante la Convención Marco de las Naciones Unidas (COP). De esa manera, ratifica su premisa de innovación para mantenerse líder en el mercado. Esta empresa familiar, que brinda soluciones a través de acabados de construcción, con la fabricación y comercialización de productos de plástico (PVC) e importación de perfiles decorativos en aluminio y acero inoxidable para el sector construcción, ya contaba con otros certificados internacionales (Trinorma ISO). Ahora se apresta a construir un mejor legado para las nuevas generaciones.

Otras Actualidades

Suscríbete al Boletín de Noticias
¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Constructivo?