UNI CARRIER Publicidad

“NO SOLO SE DEBE CONSTRUIR VIVIENDAS SINO TAMBIÉN CIUDAD”

Publicado hace 1 semana

“NO SOLO SE DEBE CONSTRUIR VIVIENDAS SINO TAMBIÉN CIUDAD”
ARQ. LUIS CALVET:

El arquitecto Luis Calvet trabaja desde hace más de 35 años en temas urbanísticos y de arquitectura, habiendo participado activamente en diversos proyectos en Barcelona. Una de sus más recientes propuestas en Lima es el edificio “Valente”, que forma parte de un gran proyecto urbano -también de su autoría- que revaloriza el espacio público. Este nuevo planteamiento requirió una coordinación con las autoridades municipales de Lima y San Miguel y puede servir de referencia para otros distritos que busquen darle relevancia al área urbana y social.


REVISTA CONSTRUCTIVO (RC): ¿Qué particularidades tiene este proyecto que revaloriza el área urbana de una zona del centro de San Miguel?

LUIS CALVET (LC): El proyecto urbano que hemos diseñado contempla el desarrollo de varios edificios, siendo uno de ellos “Valente”, una torre de ocho pisos que albergará 119 departamentos y 70 estacionamientos. Un aspecto importante y diferencial de este planteamiento, desde el punto de vista de la ciudad y del usuario, es que crea un nuevo espacio público que no era exigido por la normativa urbana. La idea es que no solo se construyan viviendas sino también ciudad.

Para hacer esto factible, elaboramos una propuesta de diseño urbano y una normativa especial que condiciona a que la inmobiliaria, en este caso el Grupo Caral, ceda espacio de su lote privado para ser transformado en un nuevo espacio público, tipo boulevard, garantizando que podrá mantener la misma área techada edificable que tenía previamente. De esta manera se diseña una normativa volumétrica que combina diferentes alturas de edificación,  no altera los intereses inmobiliarios y mejora significativamente la ciudad.

 

Si hubiéramos optado por aplicar la reglamentación tradicional, se habría construido una calle de 14 m de ancho, con unas veredas mínimas de 1.5 m por lado, en una zona de alta densidad. Con esta solución se ha mantenido el espacio requerido para el tránsito de vehículos, pero también se ha originado un boulevard de uso público de gran extensión, con árboles, iluminación peatonal, y mobiliario urbano, para el disfrute y compartir de las personas.

 

El tramo de calle que construye el Grupo Caral, que se extiende desde Escardó hasta Padre Urraca, va a configurarse mediante diferentes edificios que se ajustan a este patrón.

RC: ¿Cuánto de área se ganará para el ciudadano?

LC: El resultado de la operación urbanística, aplicada al terreno del Grupo Caral, generará un espacio público adicional de casi 2,000 m2, lo que supone un 10% del total  del lote inicial, esto en forma de un boulevard peatonal de casi 15 m de ancho que se añade a la sección vial normativa. Creo que puede ser una solución singular y novedosa para Lima.

 

RC: ¿Fue muy complicado proponer esta idea?

LC: No, el Grupo Caral fue muy abierto hacia esta posibilidad y lo hizo porque buscaba un proyecto diferente. El recibimiento de la idea fue positivo y tanto los promotores como la municipalidad de Lima y de San Miguel lo asimilaron como algo beneficioso para todas las partes.

RC: ¿Se podría aplicar esta alternativa a otros distritos de la ciudad? 

LC: Creo que en San Isidro se está promoviendo la posibilidad de crear alguna norma con el objetivo de que, en determinados casos,  se pueda hacer algo similar para ganar más espacio público. 

 

Esto concuerda con el informe que hizo el Instituto Metropolitano de Planificación (IMP), el cual resalta que sería de interés que esta experiencia de San Miguel se estudiara para ser implementada como norma general en otros contextos de la capital. Ello sería un avance, ya que la transformación de la ciudad y las altas densidades asegurarían la formación de más espacio público, que ya escasea en algunas zonas. Es un tema que debería estudiarse con precaución y ser aplicado de forma específica únicamente en aquellos lugares en los que realmente se mejore la estructura urbana.

 

RC: ¿Cómo se dio este proceso de cooperación entre la empresa privada y las municipalidades?

LC: El proceso, como hemos comentado, partió primero de la idea urbanística y arquitectónica. A partir de ahí se puede hablar de una buena colaboración público-privada para transformar esta idea inicial en un instrumento urbanístico, que compromete a todas las partes.

 

En este caso, se ve que es posible mejorar la ciudad sin que los intereses del promotor o inversionista se vean afectados. Esto puede servir de estímulo para empezar a formular nuevas reglas urbanas, adaptables a determinadas situaciones, y hacer que los arquitectos puedan diseñar ordenaciones de determinados ámbitos con una visión más urbanística y que sean bien acogidas por promotores, administraciones y usuarios.

 

RC: ¿Por qué muchas veces se deja de lado el espacio urbano en los proyectos?

LC: Este es un tema que se produce por varias razones, que siempre concluyen en un exceso de especulación en el uso del suelo. Las normativas peruanas tienen un bajo nivel de aportes de suelo público, en relación a las altas densidades que se fomentan desde la zonificación y, en muchas ocasiones, cuando los desarrollos inmobiliarios no tienen suficiente entidad se redimen en dinero.

 

Estos son aspectos que deben revisarse en el marco de un nuevo planeamiento urbanístico para Lima. La transformación urbana y la mejora de la ciudad existente debe ser un objetivo prioritario. Pero la recualificación urbana requiere también nuevas formas de hacer el urbanismo, poniendo un mayor énfasis en la calidad que en la cantidad, lo que no sucede ahora.

 

En ciudades como Barcelona, o en España en general, la legislación urbanística ha avanzado mucho en los últimos años para garantizar que las plusvalías generadas por la transformación urbana y el cambio en el uso del suelo recaigan también sobre la colectividad y no solo en la propiedad del mismo.

En el contexto de Lima y del Perú hay muchas cuestiones relacionadas con la legislación urbanística -casi inexistente-. El planeamiento urbano y las normativas deben ser revisadas y actualizadas. El referente de otras ciudades, ver cómo  han realizado sus grandes transformaciones y mejoras urbanas,  como han adaptado y evolucionado las legislaciones e instrumentos urbanísticos para impulsar estos procesos, etc., puede ser un aporte de mucho valor para el contexto peruano. Es un camino complejo pero es evidente que Lima no debería demorar en estructurar las bases de su futuro desarrollo y transformación urbanística.

 

PROYECTO VALENTE

 

RC: Valente es un proyecto de US$ 10 millones que se enmarca dentro de su iniciativa urbanística. ¿Cuáles son sus características?

LC: Este es un edificio que se ha diseñado para que tenga un carácter muy urbano. El promotor ha visto el interés que tendría ubicar locales comerciales en la planta piso, lo que permite establecer una mayor relación entre el edificio y la ciudad. Esto es algo poco frecuente ya que por lo general los proyectos residenciales hacen vivienda en planta piso y cierran la relación con la calle, por seguridad y privacidad, con muros y vallas.

 

Aquí se ha previsto que la vereda y el retiro se integren y constituyan un solo espacio urbano. Hay una línea virtual de propiedad pero no se levanta ninguna pared. Esto hará que la calle sea más segura porque habrá circulación y actividad peatonal en la vereda.

 

La fachada se ha diseñado a partir de una idea volumétrica que expresa la fragmentación interior de las unidades de vivienda, incorporando el voladizo de los balcones como un recuso espacial. La carpintería de aluminio es de color negro y se ha introducido este tono mediante el tintado de algunos de los vidrios.

RC: ¿A qué público objetivo está dirigido?

 

LC: De acuerdo a la demanda del promotor el edificio va dirigido a gente joven: parejas, matrimonios sin hijos, personas solteras, estudiantes y profesionales recién graduados que quieran combinar la privacidad con la posibilidad de compartir algunos usos comunitarios. El proyecto Valente cuenta, por ejemplo,  con espacios comunes ubicados en la planta baja para uso de co-working, generando una mayor interacción con las circulaciones del edificio y con la calle. También se ha previsto una lavandería comunitaria, junto con otras áreas comunes, ubicadas en la azotea.

 

Se han diseñado departamentos de diferentes tipos que varían entre 40 m2 y 65 m2 con una o dos habitaciones, walk-in closet, sala con acceso a terraza, cocina abierta tipo americana, barra desayunadora, baño y área para escritorio. 

 

RC: ¿Se pueden modificar las áreas del departamento?

 

LC: Los departamentos son muy flexibles en su interior, ya que la estructura se ha realizado a base de pilares y vigas. Esto permite cambiar la configuración interior, si fuera necesario, con cierta facilidad. También se ha diseñado una tipología de departamento de una habitación que incorpora un espacio de uso flexible que se puede añadir a la sala, transformarse en dormitorio ocasional o ser un espacio para cualquier uso domestico o de despacho.

 

RC: ¿Este proyecto se suma a otros que ya tiene la inmobiliaria?

 

Como se ha comentado, este edificio es uno de los cuatro que componen el nuevo conjunto residencial. Las otras torres, de mayor altura, que se ubican en el lado del boulevard peatonal se han denominado Up Town y están en fase de desarrollo.

 

Si las previsiones se mantienen es posible que estos proyectos, Valente y Up Town, conformen una nueva entidad residencial asociada a un nuevo espacio público con identidad, en la que se convivan diferentes tipos de familias. Desde los jóvenes, estudiantes y familias mono parentales hasta familias más tradicionales con hijos y gente mayor.

 

Perfil profesional

Luis Calvet, autor de la idea del proyecto Up Town – Valente y de la arquitectura de sus edificios, es un urbanista y arquitecto español afincado en Lima desde hace 5 años. Es máster en Urbanismo por el MIT (Massachusetts Institute of Tecnology) de Boston y doctor arquitecto por la Universidad Politécnica de Cataluña (España). Además de ser director de Proyectos, Ordenación y Gestión del Nuevo Suelo Central de Barcelona en la etapa preparatoria de los Juegos Olímpicos de dicha ciudad de 1992, fue comisionado de Urbanismo y Vivienda en el Ayuntamiento de Rubí, entre 2004 y 2010.

Ha sido también profesor de urbanismo en el Departamento de Urbanismo de la Escuela de Arquitectura de Barcelona entre 1979 y 2001.

En Lima, ha trabajado como Consultor en diversos temas urbanísticos para entidades públicas como el IMP y la Municipalidad de Lima. En el 2014 fue profesor de Taller IX en la facultad de Arquitectura de la UPC. Ha participado como conferencista y panelista en diversos congresos y debates sobre temas de urbanismo en Lima y realiza proyectos de arquitectura y diseño urbano para diferentes empresas privadas.

Otras Entrevistas

JEAN PIERRE FONTANOT:

Publicado hace 3 semanas

Suscríbete al Boletín de Noticias

¿Deseas recibir Información para suscripción a la Revista Constructivo?